CUIDARSE PARA CUIDAR

Cuidar a un ser querido puede suponer un importante desgaste físico y emocional, la falta de respuesta a los tratamientos y el avance de la enfermedad va a afectar a todos los miembros de la familia y cercanos al enfermo, aunque las reacciones, y su intensidad, pueden ser diferentes en cada persona.
Independientemente de la relación que tenga con la persona enferma (pareja, padre, madre, amigo…), lo más seguro es que quiera ayudarle, y que a veces no sepa muy bien cómo hacerlo. Esto es totalmente normal, ya que a nadie le enseñan cómo hacer frente a situaciones tan difíciles y dolorosas.
Para ofrecer cuidados de calidad, es necesario que el cuidador se sienta bien, física y emocionalmente, sin embargo, cuidar no es una tarea fácil y, a veces, las personas encargadas del cuidado pueden experimentar cansancio, estrés o agotamiento; y aunque los familiares y amigos proporcionan una ayuda inestimable, en ocasiones ésta no es suficiente, resultando necesarios otro tipo de recursos.
Sabemos que cuidar de manera continuada a un ser querido supone un gran esfuerzo y, en ocasiones, un importante desgaste físico y emocional.
Atidom Salud pone a su disposición nuestro servicio de asistente de pacientes, quienes acompañarán a su familiar en el domicilio, residencia, clínica u hospital, brindándole apoyo en todo momento y concediéndole a la persona cuidadora (familiar) un necesario y merecido tiempo de descanso y la posibilidad de retomar su vida en el ámbito personal, familiar, laboral y/o social.
No espere a que la situación sea desesperada para pedir ayuda a un profesional, en ATIDOM Salud lo cuidamos para que pueda cuidar.